MICHELLE BLADES: Un Talento Afilado



Le mois dernier Monde De Poche a eu le plaisir de retourner à Berlin, cette fois avec une invitation du Pop-Kultur Festival en poche (Rappelez-vous le petit trip pour l’entrevue avec Perera Elsewhere). Invité donc par le festival berlinois, on a pu observer et mieux comprendre pourquoi la ville allemande est une des plaques tournantes de la scène musicale mondiale. On y a rencontré plusieurs artistes qu’on a aimé. Si vous avez peut-être déjà fait connaissance avec Déo Munyakazi et son Inanga, l’autre artiste qui nous a intéressé est Michelle Blades avec qui on a tapé la converse en espagnol ! L’artiste aux origines panaméennes-mexicaines, issue d’une famille de salseros (Roberto et Rubén Blades), vous en fait voir de toutes les couleurs. Cette guitariste, auteure-compositrice, et bassiste du groupe français Fishbach porte ces casquettes avec un talent certain. Son univers musical psyché sans limites, qui emprunte au Doom Folk, Punk, Pop-Rock froid ou à la salsa (jadis refoulée), a suffit pour nous donner envie de la rencontrer. Son hyper-activité (seule artiste présente avec deux groupes) et sa musique insaisissable vont vous bouger. Bonne lecture/écoute.

Credit Monica McGivern

Entrevista con Michelle Blades (Berlín, 24.08.2017)

MDP: Monde De Poche tiene el gusto de estar aquí en el Pop-Kultur Festival, en Berlín, con Michelle Blades.

MB: Blades (pronunciado en español o inglés). Les deux, los dos.

MDP: Cortan los dos de todos modos. Una artista que denota por sus múltiples cualidades como vocalista y multi-instrumentista. Michelle, gracias por estar con Monde De Poche, cómo estás?

MB: Muy bien gracias. Y gracias por invitarme a esta entrevista.

MDP: Es un placer. Pues bueno, a este festival aquí viniste con dos proyectos, Fishbach es el grupo francés de pop-electro…

MB: Frío. Electro frío!

Entonces, tener dos grupos súper diferentes, poder tocar en [un] grupo de otra persona y también tener un grupo que es mi proyecto, me inspira mucho. Me deja con mucha creatividad y también me hace sentir que… me mudé a Francia y que sí participo [de] la cultura francesa. Y también yo pongo mi cultura, mis culturas.

 

MDP: Y el tuyo propio. ¿Cómo llevas la hiperactividad?

MB: Yo siempre he sido una persona con hambre y desde chiquita muy nocturna, con todas las ideas que pasan, y siempre he buscado filtros para traducir estas emociones, experiencias e ideas musicales [y] de fotografía también, para poder dormir en la noche, porque si no, estoy así como un turbellín (sic). Entonces, tener dos grupos súper diferentes, poder tocar en [un] grupo de otra persona y también tener un grupo que es mi proyecto, me inspira mucho. Me deja con mucha creatividad y también me hace sentir que… me mudé a Francia y que sí participo [de] la cultura francesa. Y también yo pongo mi cultura, mis culturas.

Fishbach, credit Pop-Kultur Festival

MDP: Inyectas allí.

MB: Sí, igual como una incepción… También tocar el bajo con Fishbach. Antes yo escribía partes por el bajo pero yo no tocaba en vivo. No es mi instrumento así que me dio mucho gusto de que me den la oportunidad de aprender cómo tocar este instrumento.

Con Midnight Special Records, mi sello de discos en Paris, no tenemos el mismo dinero así que me da muchas perspectivas de ver cómo funciona el mundo, “sistema francés estandarizado Fishbach”, pero también muy salvaje, con mucha libertad de creación…

MDP: … la experiencia en vivo.

MB: Sí, también para ver cómo funciona el sistema francés de producción. De que no es muy DIY (do it yourself). Es más súper armado en los sellos [discográficos] de Fishbach, Asterios, y todo eso. Yo siempre he venido de proyectos donde tenemos que hacer todo nosotros. Con Midnight Special Records, mi sello de discos en Paris, no tenemos el mismo dinero así que me da muchas perspectivas de ver cómo funciona el mundo, “sistema francés estandarizado Fishbach”, pero también muy salvaje, con mucha libertad de creación… que también Flora, de Fishbach, tiene este hambre también, pero cayó en este sistema. Y yo, que estoy en un sistema… ¡No tenemos sistema! (Risas)

MDP: ¡Eso está bien!

MB: Armamos nuestro sistema y hacemos lo que necesitamos hacer para que funcione, así que, siempre hay mucha creatividad de encontrar soluciones. O ser profesional y a la misma vez rock and roll. Es muy estimulante.

MDP: Una vez que alcances el nivel profesional pues te sueltas.

MB: Sí, exactamente. Cuando aprendes las reglas para después ser un pinche outlaw. Es buenísimo. Es muy estimulante y eso inspira mi música. Me informa también como persona, como ser inmigrante otra vez. Por segunda vez en mi vida en un otro país con otro idioma.

MDP: Sí. Que te fuiste de Panamá a Estados Unidos.

MB: A Miami después de Noriega. Quedó bien peligroso después de [la caída de] Noriega y la invasión estadounidense. Sí, entonces como otra vez me da… Me dice que el mundo sí está abierto…

MDP: Pero es costoso.

MB: Pero es costoso y ¿qué guardamos y qué perdemos en este intercambio? Y a la misma vez yo estoy creando, así que, ¿qué yo saco de esto y por qué lo saco para otras personas y no solamente para mí? Es que hay muchas preguntas todo el tiempo pero muy… muy rico. Es muy rico como experiencia.

MDP: Por eso no duermes mucho.

MB: Por eso no duermo.

The Shadows Cast By Tomorrow LP, Artwork by House of Traps

Dijo “en este país no me quieren a mí. Entonces yo vengo de Saturno. Y todo el mundo viene de Saturno también.” 

MDP: Y bueno pues me dijiste que esos proyectos suenan muy diferentes. Que van del Pop Electro-Frío al Doom Folk incluso.

MB: Sí. Como mucha psicodelia también. Me gusta mucho Frank Zappa y me encanta Brian Eno. Y lo que hizo Brian Eno. Lo que hace también con sus… Ha cambiado mucho porque tocaba en Roxy Music y era el güey con el pelo raro que se vestía raro pero también era Brian Eno. Y yo me proyecto mucho en eso. Con lo que hacía Sun Ra, tenía como que un concepto bien así, bien estricto bien del mundo. Yo siempre me he identificado con su música y con él porque es muy intenso. Siempre ha tenido mucha gente alrededor de él pero también no se sentía en casa. Así que buscó y creó otra casa. Dijo “en este país no me quieren a mí. Entonces yo vengo de Saturno. Y todo el mundo viene de Saturno también.” Así que cuando yo vi eso, yo dije “entiendo, entiendo. Es diferente pero entiendo”, ¿sabes? » De eso floreció un mundo en música y él cambió el jazz, cambió la música psicodélica, cambió todo.

Frank Zappa, credit Heinrich Klaffs

MDP: Es como cuando … te hace ponerte en cuestión, en dudas.

MD: Sí. De ti, de tu valor.

MDP: Y llega un momento en que te cansas de siempre adaptarte al mundo. Y entonces adaptas toda la gente a tu mundo.

MB: Sí. Una ficción que se hace realidad. Tu ficción a ti se hace realidad y pues si tienes un poco de [éxito] en la música y en lo que tú haces como artista, ellos se adaptan a ti. Y te copian.

MDP: Creo que lo estás haciendo bastante bien.

MB: Gracias. Vamos a ver.

MDP: A parte de dominar varios estilos, eres políglota. ¿Qué influencias tienen esos idiomas? El inglés, el francés, el español tu lengua materna.

MB: He aprendido que… lo más que aprendo sobre el mundo en el lenguaje, lo más difícil que se hace de hablar bien. Porque ya de repente dices “pues en inglés esta palabra está buenísima”, y en francés “esta palabra está buenísima” y en español “está esta buenísima”, pero yo no puedo hacer las tres en una frase. Entonces tengo que encontrar con la información como en francés, c’est chelou. ¡Es buenísimo! Y en español decir “come mierda” está buenísimo. Y en inglés decir otra cosa está buenísimo. Así que ahora con esta información y este plan ahora tengo que encontrar el equivalente de c’est chelou en español.

MDP: Chungo…

MB: No sé, “es raro.” Ahora tengo que buscar más en mis idiomas cómo decir lo que he aprendido en otros idiomas también también.

MDP: O sea un trabajo de traducción.

MB: Sí. Entonces siempre en duda de… no mentir, pero de cometer errores. Lo más que conocemos un idioma, siento que más errores podemos cometer. Podemos decir cosas mal. Con mucha sabiduría también se pierde la organización. Así que estoy en este momento en Francia, tengo muchos amigos mexicanos y de repente me dicen “eso no es español. Lo que acabas de decir es francés.” O en inglés digo cosas que son español gramaticalmente. Mi mamá: « mi hijita qué dices? No entiendo nada! » O el acento cambia y la gente te pregunta “¿de dónde vienes? -Pues soy panameña mexicana. -Pero tienes un acento de muchos lugares. -Sí, soy una salsa.” Cuando estoy en Panamá soy panameña, pero no soy panameña. Cuando estoy en México soy mexicana, pero no soy mexicana. Cuando estoy en Estados Unidos no soy gringa, pero tengo la cultura gringa, ¿no? Como dice el Facundo Cabral, « no soy de aquí ni soy de allá ». Es mi crisis de este momento, esta crisis de identidad.

Lo que tengo que aprender, y yo creo que mucha gente debemos preguntarnos esto es, ¿cuándo es que yo debo tomar el espacio y cuándo es que se lo dejo a otra persona? 

También ser mujer, de venir de varias escrituras. Estoy bien, sí. Y también eso, con esta crisis, que es personal, con lo que está pasando en los Estados Unidos y con lo que esta pasando en el mundo, pero por dónde vivo, en los Estados Unidos y en Francia. Y con lo refugiados… y con el racismo sistemático… Lo que tengo que aprender, y yo creo que mucha gente debemos preguntarnos esto es, ¿cuándo es que yo debo tomar el espacio y cuándo es que se lo dejo a otra persona? Y eso tiene que ver mucho con la identidad y con mi presencia como “yo”, lo que yo parezco, lo que yo soy, lo que oyes de mi boca, escuchas de mi boca, tiene un efecto sobre el ambiente de otras personas. ¿Cuándo es que yo debo callarme y cuándo es que yo debo hablar? Y eso está directamente afiliado con la identidad y eso es mi gran pregunta para el mundo y para mi en este momento y en este año que empecé…

MDP: A preguntarte, cuestionarte…

MB: Sí

MDP: En tus proyectos personales, ¿cual es tu proceso creativo?

MB: ¡No tengo!

MDP: (Risas) ¡Así de claro!

MB: No tengo… De vez en cuando… tiene mucho que ver con viajes y experiencias… De vez en cuando estoy caminando y tudududu… ¡Ah! O leo algo, ¡Ah! Canción… De vez en cuando tengo una idea y un año después sale la canción… o de vez en cuando tengo una idea y sale en un año después. O de vez en cuando oigo todo ya batería, sintes (sic), letras, todo lo oigo ya esta echa la canción y ya. Depende de lo que es. Sí, no tengo proceso. En el estudio después porque toco con músicos. Escribo todo, o casi todo, depende de la canción.

MDP: Hay que asentar un poco las cosas.

MB: Cuando otros la tocan pues cambia porque son otras personas que están tocando lo que escribiste. Mi proceso es que no tengo proceso pero tengo una ley. Tengo que saber lo que no quiero. A partir de eso me abro al mundo y lo que cae estoy abierta, pero cuando algo pasa que no quiero eso no. Pues olvídalo, no quiero eso, está muerto, olvídalo, ¡no! Entonces yo creo que eso deja mucho espacio al caos (risas). Pero también hay una precisión, hay una ley…

MDP: Sí o sea sale naturalmente porque lo tienes ya.

MB: Si. Cuando sea eso, acepto que voy a escribir una canción, el proyecto, lo que sea o lo que voy a hacer. Por lo menos eso y esa es la única cosa que es un poco corriente en todo lo que hago.

MDP: En mi opinión, es primero la calidad musical que hay en todos los proyectos. Que sea desde el punk hasta el doom folk o incluso el pop rock frío.

Lo que a mi me resulta muy interesante es la calidad musical que sigue en todos los proyectos. O sea, algunas canciones igual me gustan menos pero en general se siente la línea. La calidad musical para mí es lo que me trajo aquí. Eso quería decir.

MB: Gracias.

Yo me acuerdo como martes en la noche, abajo mi papá y los amigos de mi papá y mi mamá hacían la fiesta y escuchaba como (imitando el sonido del bajo). Alguien tocaba el bajo con trompetas, con esto y esto y es que « Ooooh Dios, yo quiero ir a la escuela! »

MDP: Y pues nada para, digamos, terminar un poco, ¿cuales son tus principales fuentes de inspiración? Bueno, ¿se puede decir que eres una familiar de Rubén Blades?

MB: Sí. Por mucho tiempo no me gustaba la salsa porque también mi papá trabaja en salsa, es salsero y pues cuando eres joven y escuchas eso… También tuve una vida un poco difícil cuando era chiquita como era rebelde. Yo me acuerdo como martes en la noche, abajo mi papá y los amigos de mi papá y mi mamá hacían la fiesta y escuchaba como (imitando el sonido del bajo). Alguien tocaba el bajo con trompetas, con esto y esto y es que « Ooooh Dios, yo quiero ir a la escuela! » No me gustaba, me gustaba el Miami Booty Bass, con música de Miami de dj’s y me encantaba Nirvana. Los dos primeros discos que compré fue Outkast, The Love Below y Len, un grupo que tuvo una canción que se llamaba Steal My Sunshine pero el álbum es súper raro. Cuando escuché The Love Below fue la cosa que me abrió y me dijo, [en] ese álbum él hace lo que quiere. Hay tantas transiciones que no son radio pop, pero es un artista bien conocido. Pero ahí yo dije, “¡wow, no hay ley! Yo puedo hacer lo que yo quiero!” tenía catorce años, Ok, y eso siempre se quedó conmigo. Así que primera influencia eso.

Michelle @ L’International by Cyril Letellier

Después la salsa. Cuando me mudé a Francia me di cuenta que yo era latina. ¡Chale, y es que la salsa me encanta! ¡Saquen la salsa! Me encanta la cumbia, pero mi fuente es la traducción. Traducir, no géneros y no sonidos, pero emociones o ideas como una película. Voy a usar lo que necesito aunque sea una canción fuerte punk o que sea una canción folclórica o que sea lo que sea. Para mí lo que me interesa más y lo que yo busco con las diferencias y los viajes y todo eso… Y lo que escucho de música en los festivales… igual es como el filtro. Como, estamos en una fiesta pero al lado. La fuente más poderosa es del ensayo. Es de intentar traducir un momento, una historia que leí o algo que voy a mezclar. Las historias de mis amigos, sus dramas, sus dolores, con algo que leí político o folclórico o esa lámpara ¿sabes? Y decir esto lo quiero hacer en sonido. Algo que no se puede tocar pero que nos toca. Entonces esa es mi fuente. La más poderosa. El resto es el género. Una canción que escucho por ahí o por allá.

Él empieza un discurso y dice: “no estás deprimido, estás aburrido.”

MDP: O sea por ejemplo la canción de Facundo Cabral que cantaste en tu disco.

MB: Sí, él se dejaba mucho hablar. Improvisaba y una cosa excelente que dijo, creo que tiene nade que ver con la pregunta. Él empieza un discurso y dice: “no estás deprimido, estás aburrido.” ¡Ok! Yo he vivido cosas en las que me quedo muy deprimida. Y me pregunto ¿estaba deprimida o estaba aburrida? ¿No estaba estimulada o de verdad era una tristeza profunda? Porque también somos capaces de estar deprimidos. Entonces sí, entonces siempre cae la traducción a ¿estaba deprimida o estaba aburrida? ¿Por qué estaba aburrida? ¿Es un problema de ego? ¿Alguien no estaba satisfecho de mi ego? Voy a traducir eso, ahora voy a analizar mi ego, ahora voy a matar mi ego. Ahora voy a hacer un álbum sobre eso… ataraxia. ¿Sabes? Como cosas así.

MDP: ¿He creído entender que tienes un nuevo disco preparado?

MB: ¡Preparando! Sí, sí, sí. Lo grabamos en septiembre, en análogo, en banda. Hacía muchos límites y va estar buenísimo. El álbum no sé, vamos a ver. Pero la metodología…

MDP: Algo nuevo, ¿no? dentro del caos…

MB: Sí, claro. Es eso, con bandas tenemos muchos límites de qué hacer de volumen, pues de banda porque termina. Tenemos no sé cuantos metros y cuando termina pues ya terminó. Entonces tenemos que tocar bien, precisamente, pero cualquiera cosa puede pasar… ¡Menos las cosas que yo no quiero!

MDP: ¡Así de claro! Pues bueno, bien. Como última pregunta: ¿Para cuándo el tema francés… completo?

MB: ¡Completo! Pues tengo una canción, estoy trabajando en una canción en el sello de Fishbach, Entreprise, andan como armando una compilación de canciones. Toman artistas que no son del sello Entreprise, pero ellos solamente sacan cosas francófonas. Entonces el sello está como, “un artista que no tiene nada que ver con otro artista, hagan una canción en francés” y es el Michel Nassif de Entreprise que me pidió trabajar eso y yo dije “no sé, no puedo.” Y después estaba mirando la luna un día y yo dije: “¡Ok, vamos a hacerlo güey!” Por el momento va naciendo eso, pero en este momento no tengo ganas. No es ganas… es que no lo quiero hacer por hacerlo. Quiero hacerlo cuando algo me pase y digo: “¡chale! tengo que decir esto en francés porque para traducir el momento el francés sería el idioma, y el sonido ¿sabes? Pero en eso no lo he sentido.

Michelle’s band, photo by Antoine Camard

MDP: Buscar un propósito para crear.

MB: Claro. Me va a venir pero no me voy a forzar. En noviembre me voy a México para grabar un EP en español, mi primero.

MDP: ¿Si? ¿Con músicos mexicanos?

MB: Sí, con mis cuates mexicanos que cuando voy a México tocan en mi grupo y con otra artista de mi sello Lobria. Cuando yo no puedo ir a América Latina, ellos me reemplazan ellos tocan guitarra. Es un colectivo con mi sello, con ellos.

MDP: O sea sigues hiperactiva en todas partes del mundo.

MB: Sí. Armamos un festival con ellos que se llama Beyond, también. Así que puedo armar también como puentes entre los franceses que ya se van a Brasil con Lobria. Los músicos de Midnight se van y ellos vienen desde México a tocar con los Buggerines y

hacer una gira. Gracias a la amistad y que ellos toquen en mi grupo y ellos encontraron a los otros de Midnight ya este puente existe, este intercambio.

MDP: Qué rico.
MB : Sí estoy muy contenta .

MDP: Pues mucha suerte gracias por haber contestado a las preguntas de Monde De Poche. Ha sido un verdadero placer. Te seguiremos con tanto gusto.